jueves, 16 de agosto de 2007

Mamá Golondrina

Y la historia de un par de huerfanitos.



El verano pasado, una golondrina solitaria, todas las noches se posaba a descansar en la tubería que pasa por fuera del apartamento donde vivo. Ese año no tenía pareja, pero eligió el lugar donde regresaría a anidar. Al menos eso me imagino, porque las golondrinas son muy fieles y siempre vuelven al mismo sitio. En una ocasión, se metió a visitarme y tranquilamente se posó en las aspas del ventilador de techo. Emigró hasta el mes de enero.



Este año, a comienzos de la primavera, llegó una parejita (y he supuesto que quizá una de ellas sea la visitante del año anterior, por lo familiarizados que se veían con la zona). Los he visto ir y venir cientos de veces cargando lodo y pajitas en sus picos, y en un par de semanas construyeron un estupendo nido, en lo más alto del techo, en la zona de las escaleras. Un sitio seguro, alejado del alcance de las personas y buen refugio del sol y la lluvia.

Días después, he encontrado en el suelo los cascarones de varios huevecillos moteados. Y unos días más, pequeñas cabecitas desplumadas, hambrientas, asomaban sin cesar, abriendo sus grandes picos amarillos. Los padres, incansables, desde las 6 de la mañana hasta entrada la noche, daban vueltas, cargando insectos para alimentar a esos pequeños voraces.

Crecieron y ya no cabían en el nido, los padres dormían en la tubería. Fueron 4. Tuve la fortuna de verlos el día que se lanzaron a su primer vuelo, fuí testigo de sus maniobras. Los cuatro se animaban unos a otros a lanzarse al vacío, los padres les ayudaban. Fué un espectáculo genial. Ya pondré fotos, tomé tantas, que aún no me he decidido cuál me gusta más.

Una noche, los peques no volvieron más. Iniciaron su vida, independientes.


Un par de semanas después, mamá golondrina tuvo una segunda puesta.

En esta ocasión, parece que fueron 3 polluelos. Nuevamente los padres iban y venían sin cesar, alimentando sus voraces pequeñuelos. Todo parecía estar muy bien. Hasta hace dos noches.

Llegué cansada y tarde a casa y ¡oh sorpresa! subiendo las escaleras, en el suelo, desamparado, estaba un chiquitín que al parecer se había caído del nido. Y digo al parecer, porque la mañana siguiente descubrí lo que había sucedido al ser testigo de como el hermano grande y fuerte lanzaba al vacío a otro de los polluelos. Pensé que lo había matado, porque no se movía. Al acercarme vi que respiraba pesadamente. Estaba en estado de shock.

Los puse a ambos en una cajita, para protegerlos de los niños, gatos y perros, sin tocarlos directamente, esperando a ver si sus padres les ayudaban.

Los ignoraron rotundamente durante todo el día, al atardecer fué cuando decidí intervenir, de lo contrario irremediablemente morirían a mi puerta. El último pajarito en caer se había recuperado y en coro no cesaban de llamar a los padres y pedir comida. Ya sé que la naturaleza dictaba que murieran (y quizá aún lo hagan, no lo sé), pero la naturaleza debió de haber presentido algo al dejarlos caer a la puerta de mi casa: sabía que yo no podría permenecer indiferente...

Mi corazón de pollo se estremecía cada vez que me asomaba por el visor de la puerta y veía a los padres pasar una y otra vez alimentando al hermano fuerte y gandalla (si, asi de cruel es la historia por la supervivencia y la suerte que corren los débiles) e ignorar a los dos peques desesperados.


Al principio, me acercaba y se quedaban quietecitos, asustados, con los picos cerrados. Pacientemente, con unas pinzitas les he dejado caer en el enorme pico amarillo que abren una mariposilla a cada uno. La han engullido voraces.

Por la tarde me volví mamá golondrina.

Como podrán imaginarse, no soy una experta en cazar mariposas, polillas, libélulas, moscos y bichitos y estos dos tienen un apetito voraz. A donde he ido hoy, me he llevado el matamoscas. Mis peques tienen hambre y ahora, cada vez que me acerco a ellos abren sus picos amarillos y esperan recibir algun apetitoso insecto. Una vecina, amable y bien-intencionada, pero ignorante de qué es lo que comen las golondrinas, les trajo galletas saladas. Menos mal que los rescaté a tiempo de morir asfixiados por sendos trozos de galletas saladas.

Hace un rato, era noche de squash. Mis amigos han jugado, yo me la he pasado cazando insectos, que se acercaban atraídos por la luz de las canchas. Al principio, todos se reían de mí, cuando llegué cargando el matamoscas en lugar de la raqueta... Está de más decirles como se han burlado. Ah, si, pero un rato más tarde, todos estaban cooperando con alguna palomilla para la bolsa de provisiones de los peques.


Aquí les dejo un retrato del par de huerfanitos punk que me han adoptado por madre. Yo solo espero lograr atrapar los bichitos suficientes para que estos dos acaben de mudar el plumón, sus alitas se pongan fuertes, aprendan a cazar y vuelen libres, para volver a visitarme el año que entra.

Mantengan los dedos cruzados, hoy inicia su tercer día de huérfanos y el segundo bajo mis cuidados. Ya veremos...



(He improvisado un nido con tiras de periódico para mantenerlos calientitos, ¿alguna mejor idea?)



ACTUALIZACIÓN: el pequeño que estuvo en shock (a la derecha en la foto), no sobrevivió la noche.

Foto 1: Jessica Soler • Diciembre 28, 2006 • Puerto Vallarta, Jalisco
Foto 2: Jessica Soler • Agosto 15, 2007 • Puerto Vallarta, Jalisco

11 comentarios:

Azael Gloria dijo...

Hola Mama Golondrina, lei lo que escribiste en este blog y la verdad me parece muy bonito el gesto que tuviste con estos animalitos y como me imagino por tu experiencia vivida que has de ser una experta en golondrinas, quiero pregunatrte que me reomiendas hacer porque fijate que en la cochera de mi casa en estos dias se han estado parando como unas 6 golondrinas me imagino que quieren hacer nido, el problema es que veo quese paran arriba de un socket de un foco y me gustaria ayudarlas a reubicarse y para eso hice algunas adecuaciones en la cochera pore ejemplo compre un masetero colgante de una material asi como paja y puse tambien una viga de madera en otra area de la cochera y hasta un bebdero les puse para ver si se reubican y hacen su nido en otro lado que puedo hacer para que no se vayan y no hagan su nido en ese socket te agrdeceria mucho tu ayuda atte Azael Gloria

Jessica Soler dijo...

Hola Azael,

Por lo que he podido observar en varios años de tener golondrinas cerca, es que al momento de buscar lugar para anidar, suelen ser una pareja nada más. Las verás llegar trayendo en sus picos lodo y ramitas.
En caso de que aniden en el socket, podrías retirar lo que empiezen a construir antes de que avancen, para que busquen otro lugar, eso sí, házlo cuando no estén. Mientras construyen el nido, dan muchos viajes al día, trayendo material, aprovecha en cuanto veas que se van, así te dará tiempo de retirarlo antes de que regresen. Aunque no creo que vayan a construir exactamente ahí: suelen buscar lugares altos y protegidos. Mientras no las molestes directamente o tengas algún animal como un gato, y ellas se sientan protegidas no se irán, son muy inteligentes en buscar sitios donde se sientan seguras. No sé donde pusiste la maceta y la viga, pero si están a lo alto, en un rincón, cerca del techo, seguramente anidarán por ahí. En casa, hay una que duerme a escasos centímetros de la puerta, posada en las ramas de una enredadera, y lleva haciéndolo ya por dos temporadas, aunque pasemos cerca no se va, porque nunca la hemos asustado o molestado.
¡Suerte! y prepárate a disfrutar del hermoso especteaculo que es ver nacer a los polluelos, a lanzarse en su primer vuelo, etc.

Anónimo dijo...

MADRE NO HAY SI NO UNA . MAMA GOLOMDRINA TE FELICITO POR LO QUE HAS HECHO EL MUNDO ES DE LOS ATREVIDOS Y TE ATREVISTES HACER ESTO TE ESCRIBO ESTE COMENTARIO PORQUE EL DIA DE HAY 30 DE DICIEMBRE 2008 ME HAN REGALADO UNA GOLOMDRINA MUY PEQUEÑA Y OBSERVABA CUAL ERA LA COMIDA QUE LE DABAS A TUS HIJOS Y APRENDI ME VOY CORRIENDO A DARLE DE COMER A MI SEGUNDO HIJO PORQUE EL PRIMERO (A)ES UNA HERMOSA CANINO(A)LLAMADA KUSIMBA LA ENCONTRE DE 7 DIAS DE NACIDA SIN ABRIR LOS OJOS Y YA LLEVA 4 AÑOS CONMIGO DIOS BENDIGA A TODOS LOS ANIMALITOS DEL MUNDO ENTERO EL TODO PODEROSO TE ILUMINE POR SIEMPRE SI DESEAS ESCRIBIRME E.MAIL kminantgirardota@hotmail.com en medellin colombia

Anónimo dijo...

hola mama golondrina!!! me senti muy identificada cuando lei tu post porq yo soy "mama paloma" =) ya crie cerca de 10 pichones de palomas que habian caido del nido, un venteveo y en este caso una golondrina. ayer hubo una tormtna muy fuerte ennla ciudad donde vivo, rosario, y pude rescatar una paloma qe pude soltar al otro dia y esta golondrina. No sabia que comian bichitos yo le puse un tarrito con alpiste. voy a tratar de conseguir alguns a ver si come algo,.
te felicito por tu actitud ojala todas las personas tuvieran el amor q tenemos nosotras por las aver y otros animales tmb.

Suerte!

Leonel dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Hola Mama Golondrina, fíjate que a mí me paso lo mismo, una pequeña cria se cayo del nido y la subi de nuevo, pero los gandallas de los hermanos la tiraron de nuevo.. Decidi hacerme cargo de ella pero necesito que me auxilies porque no se si le debo dar agua o solo insectos.. gracias

Jessica Soler dijo...

Hola Leonel,
yo les remojaba el insecto en agua, más no les daba agua aparte.
Mucha suerte!! (y paciencia)

Saludos

Anónimo dijo...

tengo entendido el pienso de gatos remojado, es muy bueno para las aves en general por la cantidd de proteinas que contiene, ¿Alguien sabe si también sirve para golondrinas?, es que me he encontrado una chiquitina y no tengo ahora insectos a mano para darle y está muerta de hnbre.

Lucy dijo...

Hola Jessica!, soy de Guadalajara, y me encantó tu blog, precisamente buscando un página acerca de golondrinas fue que lo encontré. Y es que en casa sucede que también tengo golondrinas, el nido es muy pequeño, y justo el día de hoy las miré con sus 4 polluelos. Me emocioné tanto al verlos que de inmediato quice averiguar de que los alimentan los padres. He visto ir y venir a su madre supongo, pero no sabía que los alimentan de insectos, mi pregunta es si yo les acercara moscas, sería propicio para su alimentación? o que tipo de insectos me recomiendas? Agradezco de antemano tu atención, mi e.mail es: velualvi@hotmail.com. Soy Lucy. Gracias!! y felicidades por tu blog, está excelente.

Anónimo dijo...

Es muy cierto, a veces los hermanitos o las mismas mamás pajaritas echan del nido al más débil, hace apenas unos días que viví una experiencia parecida y fui testigo de la indiferencia y crueldad de una "mamá pájara". Encontré un pajarito debajo de un árbol junto a mi casa, no sé si el pajarito se cayó del nido o si lo echaron, pero sí pude ver cómo su mamá no hizo nada al ver a su bebé que estaba débil y moribundo, lo ignoró completamente y siguió alimentando al hermanito.

Traté de ayudarlo e intenté salvarlo pero no lo logré, el pajarito nunca quiso tomar el alimento que le intenté dar y apenas a las pocas horas se murió :(

Pensé que las aves eran seres nobles pero ahora sé que en ocasiones también son muy pero muy crueles :(

Anónimo dijo...

Hola.
Mi hijo me trajo una golondrina medio muerta.
Pero en 15 días, a base de darle insectos (que se compran en las tiendas de animales),vuela perfectamente. Ahora puede irse.....pero no quiere.Me ha tomado cariño,y yo a ella.Pero solo quiero que se marche y viva....Ojalá yo pudiera volar también.(Yo era piloto,pero me retiraron la licencia,y ya no vuelo).
Poco a poco irá viendo a sus compañeras volar a través de la ventana,y entonces tal vez se marche a Africa,como debe ser.