sábado, 20 de enero de 2007

La despedida



La luna brilla en lo alto del firmamento.

Un abrazo, trilladas palabras de despedida...
Se da media vuelta y avanza un par de pasos, alejándose de él.

No quisiera irse, podría estar con él hablando por muchas horas más, pero el tiempo se ha acabado. Se escucha al tren acercándose. Le espera un largo camino de vuelta a casa. En los segundos que ese par de pasos toman, pensamientos le bombardean la mente. Se escucha a sí misma decirle, minutos atrás, que no le interesaba nada más que una amistad. Se repite, mentalmente, cuánto ha padecido su maltrecho corazón. Recuerda el dolor que le ha causado cada golpe recibido. Recuerda las veces que ha sido pisoteada, humillada. Recuerda todas y cada una de las lágrimas derramadas. Pero también recuerda sus sueños, sueños que yacen sepultados tras inmensas barreras. Piensa que quizás...

Ese pensamiento se ve interrumpido cuando lo escucha decir: ¿y te vas así, sin un beso ni nada?


Decide, que después de todo, la vida no es mejor intacta, que vale la pena arriesgarse.

Se da media vuelta nuevamente,
y avanza un par de pasos,
en dirección hacia donde él se encuentra, parado, observándola.

Se acerca, lo mira a los ojos, ojos que la llenan de paz, tan sólo con mirarlos. Ojos, que con su mirada, derriban todas las barreras.


Con un suave roce de labios, lo besa.

Sólo un tierno beso infantil. Lleno de significado. Significado que posiblemente él no entendería. Mentalmente le da las gracias. Gracias por rescatar lo bueno que había en ella, que estaba casi muriéndose.


Se da media vuelta, avanza unos pasos.
Sube al tren y se marcha.





La despedida: un cuento de la realidad que a veces parece ficción, de la ficción que a veces parece realidad. Para él y por él, que un día leerá estas líneas. Como mucho de lo que hay en estos instantes. • Jessica Soler • Enero 20, 2007

Foto: Jessica Soler • Enero 15, 2007 • Vías del tren en Philadelphia, PA

2 comentarios:

Patto dijo...

que buen post... saludos desde Tijuas

Macachines dijo...

Hermosa imagen cargada de poesía.